Estudio 1 de Radio Sancti Spíritus en Trinidad: preludio de una emisora

Lugar en el que, 20 años atrás, estuvo ubicado el Estudio 1 de Radio Sancti Spíritus en Trinidad. Foto: José Rafael Gómez Reguera

Por: José Rafael Gómez Reguera

Aunque los años han pasado vertiginosamente, los hechos se agolpan y como una película, vuelven a mi mente. Trinidad no tenía emisora radial, y ya era tiempo, dada la importancia creciente del territorio, que la Tercera villa cubana tuviera mayor protagonismo en los medios.

La radio se pintaba sola para esos menesteres. No necesitaba grandes gastos, y con un simple teléfono, las voces trinitarias surcaban el éter en los diversos espacios de la emisora provincial Radio Sancti Spíritus. Pero no era suficiente. Se necesitaba un local, medianamente preparado, con acústica, y líneas directas de transmisión.

Así, con esa sencillez, se concibió desde el principio el Estudio número 1 de Radio Sancti Spíritus en Trinidad que se proyectó en un local que anteriormente utilizaba la Dirección de Cultura, con apenas dos habitaciones y un baño que nunca llegó a ejecutarse.

Ineldo Pérez, entonces Jefe del Departamento Informativo, dio calor a la idea. Se dispuso de una de aquellas gigantescas máquinas grabadoras  / reproductoras, cintas magnetofónicas, un grupo de pequeñas bocinas, una consola, dos micrófonos y un audífono, además de un radio convencional marca VEF.

Importante era un teletipo, técnica que permitía enviar y recibir mensajes, además de una máquina de escribir. Lo demás pasó por iniciativas propias. Así llegó el 24 de mayo de 1990, hace ya 28 años. Josefa Bracero, entonces Vicepresidenta del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) para la radio, inauguró el Estudio. Presentes estaban tripulantes del barco Hermann, de recorrido por varios puertos cubanos tras regresar a la patria, víctimas actos terroristas cuando cumplían sus faenas pesqueras.

A partir de ahí, todo fue más fácil. O quizás más difícil. Radio Sancti Spíritus, con programación las 24 horas del día, quería informes en cualquier programa. Nuestro equipo solo llegó a tener dos personas. Pero con deseos de hacer, se lograban las coberturas, se transmitía en vivo, se conseguía grabar con calidad, se cubrían momentos trascendentes de la vida del trinitario. Incluso, se colaboró activamente con emisoras de otras provincias, las nacionales Reloj, Rebelde y Progreso.

Clave resultó, a partir de entonces, el apoyo del Movimiento de Corresponsales Voluntarios, gracias a los cuales muchísimo se pudo conseguir para mantener la diversidad de informaciones tanto de la ciudad como de zonas rurales, en todos los sectores socioeconómicos. Especial significación tuvo su apoyo en fechas tan importantes como el Primero de Mayo, al ubicar puntos de transmisión en varios sitios del trayecto, además del principal, en la Plaza de la Revolución de la ciudad. Nombres como Osvaldo Pastrana, Ramón Zayas Montalbán, Alfredo Estrada y otros muchos, no pueden ignorarse.

Hoy la nueva emisora Radio Trinidad parece cuestión de maravillas. El personal ha crecido, otras son las rutinas. Crece la audiencia y el prestigio de los realizadores. Incluso, se escucha ya por audio real en internet, y la propia web Radio Trinidad Digital, aporta lo suyo. Pero en la memoria queda la proeza de aquel Estudio 1 de Radio Sancti Spíritus en Trinidad, una historia no siempre divulgada, poco reconocida.

Desde allí, con recursos mínimos, se hizo nuevamente radio en Trinidad, tras casi 60 años sin emisora propia. Fue un Estudio que, a no dudarlo, echó raíces y constituyó el preludio de una nueva emisora. Sus protagonistas, todavía andan y desandan nuestras calles, más que por ser parte de la historia, por contribuir a difundir lo mejor de la sociedad trinitaria más allá de las fronteras de la Villa del Táyaba.