El tío Telmo: taxidermista de talla mayor

Telmo Naranjo trabajando con su hermano Arístides.
Telmo Naranjo trabajando con su hermano Arístides.

La destreza de Telmo Naranjo Casadevall en el manejo del bisturí y las pinzas quedó sobre estantes, muebles, protegida en vitrinas climatizadas. Telmo se marchó, pero sus animales no se fueron con él. Mamíferos, aves, reptiles, peces conservan la segunda vida que les dio

Caricatura de Telmo Naranjo. Foto: Palante.
Caricatura de Telmo Naranjo. Foto: Palante.

Por: Juan Carlos Naranjo

Mi tío Telmo se marchó, pero sus animales no se fueron con él. Mamíferos, aves, reptiles, peces conservan la segunda vida que les dio. Y es que sus manos expertas hicieron de la taxidermia un arte.

La destreza de mi tío Telmo en el manejo del bisturí y las pinzas quedó sobre estantes, muebles, protegida en vitrinas climatizadas.

Este memorándum es para el tío blanco en canas que muy joven se fue a la capital, pero que nunca se despegó por completo de su terruño. Casilda era itinerario obligado. En el pueblo de pescadores nació su apego por los animales y de alguna manera por la taxidermia, ciencia que estudió en Nueva York.

Sus conocimientos los transmitió a otros: a su hermano Arístides, a su sobrino, Tom casi un hijo. Muchos discípulos tuvo, entre ellos Roberto Abreu Sigler, quien hace más de 20 años labora como especialista principal del Zoológico Nacional: “Me enseñó cómo peinar las plumas en las aves, a colocar los cartones con presillas hechas con alambre para darle forma a las alas, las posiciones de estos animalitos según sus características .Me enseñó cómo se rellenaban las pieles a través de los oídos. Tengo que agradecerle mucho porque son técnicas invariables en Cuba y en el mundo entero”.

De Telmo Naranjo Casadevall bebió su sapiencia Marco Antonio Olcha Cordero, especialista por muchos años del Instituto de Ecología y Sistemática, del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, jubilado.

Mulo que montara el Che en la invasión de Oriente a Occidente. Se expone en el museo del Frente de Las Villas, en gavilanes. Foto: Escambray.
Mulo que montara el Che en la invasión de Oriente a Occidente. Se expone en el museo del Frente de Las Villas, en gavilanes. Foto: Escambray.

“Le debo mis conocimientos en la preparación de aves. Él participó en la preparación y montaje del mulo que el comandante Ernesto Che Guevara montó durante la Invasión de Oriente a Occidente, que primero estuvo expuesto en el Museo de la Revolución”.

Esa es hoy la pieza principal el museo del Frente de las Villas de la zona de Gavilanes en el Escambray ,pero otros trabajos de gran formato le fueron confiados también por la Dirección del país, entre ellos el caballo del comandante Camilo Cienfuegos que atesora el Complejo Histórico que lleva su nombre en Yaguajay.

El caballo de Camilo en su nuevo stand, sigue siendo una de las atracciones principales para el visitante al Museo Nacional Camilo Cienfuegos, en Yaguajay. Foto: Oscar Alfonso Sosa / ACN.
El caballo de Camilo en su nuevo stand, sigue siendo una de las atracciones principales para el visitante al Museo Nacional Camilo Cienfuegos, en Yaguajay. Foto: Oscar Alfonso Sosa / ACN.
Vaca Ubre Blanca que permanece disecada en el Centro de Sanidad Agropecuaria de San José de las Lajas, Mayabeque.
Vaca Ubre Blanca que permanece disecada en el Centro de Sanidad Agropecuaria de San José de las Lajas, Mayabeque.

También los hermanos Telmo y Arístides Naranjo, a través de la magia, devolvieron a una segunda vida a la Vaca Ubre Blanca, excepcional para Fidel por sus altos niveles de leche diarios, símbolo de la ganadería nacional. El animal permanece disecado en el Centro de Sanidad Agropecuaria de San José de las Lajas, provincia de Mayabeque.

“Después del fallecimiento de los hermanos Telmo y Arístides Naranjo, hacía muchos años que esa pieza no se tocaba, aunque hubo taxidermistas improvisados que le aplicaban alcohol a la piel, pero una restauración es mucho más compleja y esas me han venido tocando a mí y yo las he realizado con mucho amor”, precisa Abreu Sigler.

En Trinidad compartió saberes con el amigo arqueólogo Alfredo Rankin, ambos dieron vida al Museo de Ciencias Naturales, hoy de Arqueología Guamuhaya: un manatí, cangrejo, iguana y aves confirman su impronta.

La taxidermia es la reina de todas las artesanías y de esa fue maestro mi tío Telmo Naranjo Casadevall: sus animalitos viven agradecidos de la segunda vida que les dio.