Flamencos rosados adornan el paisaje de la península de Ancón, en Trinidad

Al parecer, seis ejemplares de la especie han adoptado el litoral de Trinidad como su lugar de vida

OTRAS CURIOSIDADES

Científicos recomiendan tres tazas de café al día
Mango de talla extra en Trinidad
Una manada de elefantes descansa tras viajar casi 500 kilómetros por el sur de China
De por vida en Trinidad, el barón Alejandro de Humboldt
Estudio científico descubrirá olores de Europa desde el siglo XVI

Por: Juan Carlos Naranjo

Seis ejemplares de flamencos rosados pernoctan tranquilamente en lagunas de la península de Ancón, espectáculo inusual que atrae la vista de los pocos trinitarios que desandan esa zona de Trinidad restringida a causa de la pandemia.

Según Dalgis Dueñas Boggiano especialista en el territorio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), se supone que estas aves emigraron del refugio de fauna natural de Tunas de Zaza, área protegida administrada por la Empresa de Flora y Fauna donde existe una de las colonias más grandes de la región central de Cuba.

La Máster en Ciencias ofreció argumentos que justifican la presencia de flamencos en el litoral de Trinidad: “Puede ser buscando mejores sitios para la alimentación, y donde haya menor número de personas, pues en esta última etapa el acceso a las playas de la península de Ancón ha estado restringido a causa de la pandemia.”

En torno al establecimiento definitivo de flamencos rosados en áreas costeras de Trinidad reflexiona la especialista del CITMA: “El tiempo dirá la última palabra, aseveró, toda vez que esta especie es muy exigente a la hora de reproducirse, y tienen que coincidir un grupo de condicionantes para que logren establecerse definitivamente, pues viven en colonias.”

Por el momento la alerta roja para proteger los seis ejemplares de flamencos rosados, especie en peligro de extinción, que decidieron romper la rutina y escaparon de la colonia para disfrutar nuevos entornos, donde al parecer, la vida es más apacible.

Existen seis especies de flamencos, el rosado es el que habita en Cuba. Los colores de sus plumas varían entre el blanco, rosa, rojo y naranja en dependencia de su alimentación.